Cómo implantar el derecho a la desconexión digital en la empresa

La desconexión digital en el ámbito laboral hace referencia al derecho que los trabajadores tienen a no conectarse a ningún dispositivo digital de carácter profesional durante sus períodos de descanso, permisos y vacaciones, de manera que la jornada laboral no ha de ser sobrepasada a través de la utilización de medios electrónicos puestos a disposición del trabajador.

Cada vez son más las empresas que recogen en sus convenios colectivos el Derecho a la Desconexión Digital que entró en vigor el 5 de diciembre de 2018 con la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal y Garantía de Derechos Digitales (LOPDGDD).

El artículo 88 de la LOPDGDD reconoce el derecho a la desconexión digital en el ámbito laboral:

“Los trabajadores y los empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital a fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el respecto de su tiempo de descanso, permisos y vacaciones, así como de su intimidad personal y familiar”.

Con esta nueva regulación, se trata de controlar que los trabajadores no sigan estando al servicio de la empresa fuera de horas de trabajo.

Para ello, se deben realizar determinadas actuaciones encaminadas al cumplimiento de la norma e implantar el citado derecho, teniendo en cuenta algunas consideraciones como: 

  • La negociación colectiva, recogida en el convenio colectivo, o bien en acuerdo de empresa o cualquier otra manifestación de la autonomía colectiva.
  • La norma obliga al empresario establezca un protocolo de desconexión digital, donde se definirán las modalidades de ejercicio del derecho a la desconexión. 
  • La norma establece que se preservará el derecho a la desconexión digital en los supuestos de realización total o parcial del trabajo a distancia, así como en el domicilio del empleado vinculado al uso de herramientas tecnológicas con fines laborales. 

Teletrabajo y desconexión digital

En cuanto al teletrabajo, los límites entre la vida personal y laboral están más difusos, y resulta más difícil separar el horario laboral del tiempo de ocio.

La creciente flexibilización en la ordenación del tiempo de trabajo, la desaparición del horario y la contratación en función de objetivos o resultados, dificulta aún más la identificación y el reconocimiento del derecho.

Con la pandemia del COVID19, una gran cantidad de trabajadores se han visto obligados a convertir sus casas en una oficina, algo que está afectando mucho a la desconexión digital de los empleados.

Para velar por la desconexión digital de los trabajadores, las empresas deben desarrollar políticas encaminadas a aprovechar la flexibilidad que ofrece el trabajo en casa pero que favorezcan esta desconexión.

Medidas para implantar en la empresa

Es importante que la empresa establezca una serie de pautas y soluciones, también tecnológicas, para garantizar el derecho a la desconexión de los empleados.

  • Registro de la jornada laboral, ya que, además de ser de obligado cumplimiento, nos ayudará a delimitar la jornada de cada trabajador.
  • Establecer un acuerdo entre empresa y trabajadores.
  • Desconectar automáticamente las redes wifi, servidores y equipos tras la jornada laboral.
  • Evitar que las reuniones sobrepasen las horas límite y solapen el tiempo personal de los empleados.
  • Realizar acciones de formación y sensibilización sobre el uso razonable y adecuado de la tecnología.

Ventajas de la desconexión digital

Estos son algunos de los principales beneficios que se producen al implementar el derecho a la desconexión laboral:

Para la empresa:

  • Mejora la productividad de los empleados.
  • Aumenta la calidad del trabajo realizado.
  • Mejora el ambiente de trabajo.
  • Mejora la imagen de marca.
  • Reduce el absentismo laboral.

Para los trabajadores:

  • Incrementa su motivación.
  • Reduce la tensión y el estrés.
  • Mejora la conciliación familiar.
  • Mejora la calidad de vida del trabajador.

¿Dispone tu empresa de alguna política de desconexión digital? La desconexión digital es un asunto de vital importancia para el bienestar de los empleados y el éxito de la compañía. La clave es elegir y probar las acciones que creas que pueden funcionar mejor, y crear así la política de desconexión que mejor se adapte a tu empresa.

Si necesitas más información o quieres hacer alguna consulta, ponte en contacto con nosotros a través de info@dolbuck.net o llamando al 900 52 52 45.