Que aporta el Delegado de Protección de Datos a tu empresa

El Delegado de Protección de Datos surge para supervisar y garantizar el cumplimiento de la normativa en materia de protección de datos de entidades y empresa, convirtiéndose en una figura clave de la RGPD.

Funciones del Delegado de Protección de Datos

Un (DPD/DPO) es aquella persona, responsable de realizar la supervisión y monitorización, del cumplimiento normativo en materia de protección de datos personales.

Entre sus principales funciones se encuentran:

  • Informar y asesorar al responsable o al encargado del tratamiento y a los empleados que se ocupen del tratamiento de las obligaciones que les incumben en virtud del Reglamento y de otras disposiciones de protección de datos.
  • Supervisar el cumplimiento de lo dispuesto en el Reglamento, de otras disposiciones de protección de datos y de las políticas del responsable o del encargado del tratamiento en materia de protección de datos.
  • Asesorar acerca de la evaluación de impacto relativa a la protección de datos y supervisar su aplicación.
  • Cooperar con la autoridad de control.
  • Actuar como punto de contacto de la autoridad de control para cuestiones relativas al tratamiento.

¿Cuándo es obligatorio de tener un DPD?

Las organizaciones deben designar un DPD en los siguientes supuestos:

  1. Cuando se realicen operaciones de tratamiento que requieran una observación habitual y sistemática de personas a gran escala.
  2. Tratamiento a gran escala de datos de categorías especiales.

No todas las empresas tienen obligación según el RGPD de nombrar un DPD (Artículo 37), sin embargo, esto no las exime de llevar un control en materia de protección de datos.

Las que sí tienen obligación, podrán contratarlo para formar parte de su equipo o contratar sus servicios externamente, lo que se conoce como Virtual DPD.

¿Qué perfil debe tener un Delegado de Protección de Datos?

Con el objetivo de ofrecer una mayor seguridad y fiabilidad, La Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP) ha optado por promover un Esquema de Certificación de DPD. Con este esquema se certifica que los Delegados de Protección de Datos reúnen la cualificación profesional y los conocimientos requeridos para ejercer la profesión.

Previamente, para poder certificarse como DPD, se deberán cumplir los prerrequisitos establecidos en el citado Esquema, acreditando experiencia y/o formación en proyectos y/o actividades y tareas relacionadas con las funciones del DPD.

  • Justificar una experiencia profesional de al menos 5 años.
  • Justificar 3 años de experiencia y más 60 horas formación reconocida.
  • Demostrar 2 años de experiencia y más 100 horas formación reconocida.
  • 180 horas formación reconocida.

Competencias y conocimientos que debe tener un DPD

Es importante que el Delegado de Protección de Datos tenga un perfil jurídico, con conocimientos en materia legal, además de un perfil técnico con formación en informática, nuevas tecnologías y seguridad de la información.

Los Delegados de Protección de Datos, como profesionales de la privacidad deben adquirir nuevas responsabilidades y más disciplina en el desarrollo de metodologías de cumplimiento normativo, por lo que se les requerirán nuevas competencias, mayor formación y certificaciones confiables.

Si quieres más información sobre el servicio de Virtual DPD que Dolbuck puede ofrecerte, ponte en contacto con nosotros a través de info@dolbuck.net o llamando al 900 52 52 45.